Tormento

Por estos días hace un año que me tuve que operar, no era nada grave, pero pasé una noche en el hospital, mi compañero de habitación era asiduo, quizá demasiado asiduo para lo que él deseaba, Esto fue lo que escribí después de aquella noche:

Andrés no puede respirar, Andrés sufre cada vez que sus gastados pulmones buscan aire. Andrés quiere que todo termine que “se acabe ya de una puta vez” dice Andrés, pero nadie le escucha y le ponen inyecciones, le miden la tensión y la respiración, le dan pastillas y le dicen que tiene que beber, que tiene que descansar, pero Andrés no puede más con eso que él llama «tormento». Andrés y sus pulmones quieren descansar, pero el sistema no le deja, no le puede dejar, porque el sistema está preparado para curar, aunque al hacerlo, provoque un tormento existencial.

Andrés, ha pasado un año, espero que tu tormento ya haya pasado y que hayas encontrado la paz lejos de La Paz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: